OCULTAR

La casa de la finca es de construcción típicamente castellana con grandes muros de piedra y ladrillo con  todo el interior de madera lo que le da un sabor especial en el que se entremezcla la calidez y el confort. La situación de la casa es espectacular, sobre un bonito valle en el que se pueden disfrutar de preciosas puestas de sol desde el salón de la casa junto al fuego.

La disponibilidad de habitaciones de la casa está compuesta por siete habitaciones dobles y dos habitaciones individuales. Todas las habitaciones disponen de cuarto de baño y vestidor individuales.

En ella compartimos con nuestros amigos y huéspedes todos aquellos momentos que rodean a las cacerías y desde siempre, en un ambiente familiar y distendido.